Ryan, el universitario libanés

Hace dos días Brittney me dio un papel donde escribió una imagen que había tenido para mi viaje en Líbano.
FullSizeRenderLa visión que tuvo Brittney era de “una iglesia católica o episcopal, algo parecido a una capilla pequeña, rodeada de árboles. En un monte.. y ahí haremos contactos.”

Esta tarde en Beirut comenzamos a subir una cuesta y llegamos a una universidad, dentro de la universidad encontramos una capilla rodeada de árboles.IMG_2124 Estábamos bastante sorprendidos y sabíamos que Dios quería que habláramos con alguien ahí. Fue entonces cuando conocimos a Ryan, un joven musulmán que está estudiando en esa universidad.

Comenzamos a hablarle acerca del momento que estaremos delante de Dios y todo lo que hemos hecho saldrá a la luz. Ryan era consciente de su pecado y sabía que era culpable. Entonces comencé a hablarle acerca de que había alguien que había ocupado su lugar y pagado por él. Ryan no podía entenderlo y una y otra vez me decía que no era justo que nadie pagara por él. Le expliqué que Cristo es el único que podía pagar por nosotros porque él fue el único que nunca pecó.

IMG_2149Ryan parecía estar confundido por lo que le decía, y se notaba una lucha que tenía en su mente ya que toda su vida le enseñaron que nadie puede pagar por ti. La verdad es que una vez más me di cuenta que si el Espíritu Santo no nos revela a Cristo como Salvador nunca podremos verlo por nosotros mismos. Le ofrecí un Nuevo Testamento a Ryan y para mi sorpresa lo aceptó! Lo abrió y comenzó a leer, aunque sus amigos llegaron en ese momento.

Por favor ayúdenme a orar para que el Espíritu Santo siga convenciéndolo de su pecado y para que tenga hambre por leer el Nuevo Testamento que le dimos. Sabemos que a nosotros nos tocó sembrar en su vida pero solo Dios puede dar el crecimiento.

Nada se compara a compartir el mensaje de la cruz con otras personas. Y aunque no siempre nos toca ver el fruto, sabemos que Su Palabra ¡nunca vuelve vacía!

Anuncios

Predicar con el ejemplo NO es suficiente

Solo una iglesia que predica alcanzará su generación.Cuando Jesús hizo la entrada triunfal en Jerusalén, los discípulos comenzaron a levantar su voz y clamar en la calle, exaltándole. Los religiosos se enfadaron y le pidieron a Cristo que los callara, pero la respuesta de Jesús fue sorprendente: Os digo que si éstos (los discípulos) callaran, las piedras clamarían (Lucas 19:40 RVR1960, paréntesis añadido). El mensaje que tenemos es tan importante que si nosotros callamos las piedras comenzarán a clamar.

He escuchado muchas veces que prediquemos con el ejemplo, y dentro de lo que cabe estoy de acuerdo.  Nuestro ejemplo y testimonio son esenciales pero no podemos dejar de abrir nuestra boca para compartir el mensaje de la cruz. Creo que muchas veces se ha usado esa frase (“predicar con el ejemplo”) como excusa para no predicar el evangelio. No ha existido ninguna persona con mejor testimonio y ejemplo que el de Jesús. Nadie en este mundo ha vivido una vida absolutamente perfecta como la de Cristo, sin embargo, incluso Él levantó su voz para decirle a la humanidad que se arrepintieran porque el reino de los cielos se había acercado.

Nuestro ejemplo valida el mensaje que predicamos pero no es suficiente por si mismo. Si no levantamos nuestra voz para predicar, nuestra generación no sabrá cómo arrepentirse de sus pecados ni cómo poner su fe en Jesús. Predicar con el ejemplo no es suficiente para rescatar a una generación perdida. ¿Cómo escucharán si nadie les predica?

Dios se deleita cuando ve a Su iglesia salir a la calle para proclamar Su nombre. Hay un poder sobrenatural que invade nuestra ciudad cuando levantamos nuestra voz para proclamar a Cristo. Una iglesia comprometida con predicar el evangelio es capaz de transformar su ciudad y su generación.  Únete conmigo en oración para que Dios levante jóvenes por todo España y Latinoamérica que estén dispuestos a proclamar el mensaje de la cruz en todo lugar en el que estén. Nuestra generación nos necesita.

Preciosa Sangre Turquía

Algunos que me conocéis personalmente sabéis que llevo muchos años pensando en misiones en Medio Oriente, específicamente en Turquía. Dios me habló de este país de forma sobrenatural desde el año 2007  (debería escribir un post sobre cómo me habló Dios de este país, porque fue algo muy impresionante) y desde entonces he tenido los “ojos abiertos” para ver qué es lo que quiere hacer Dios en este país.

Turquia 2011En el 2011 hice una primer visita con mi amigo Ramón Alcántara, estuvimos repartiendo Nuevos Testamentos en 3 ciudades turcas y tuvimos experiencias impresionantes. El caso de Turquía es muy interesante porque a pesar de tener una “libertad” aparente, el porcentaje de cristianos es mucho menor que el de países que sufren mayor persecución. Presta atención a estas estadísticas proporcionadas por AGWM (Assemblies of God World Missions):

1 de cada 3 habitantes en Estados Unidos asegura conocer a Cristo, comparado con:
1 de cada 15 en China
1 de cada 48 en República Checa
1 de cada 200 en Tailandia
1 de cada 20.000 en Turquía

La verdad es que las cifras son bastante alarmantes. La iglesia de occidente necesita despertar y enviar personas que prediquen la cruz y levanten el nombre de Cristo en Medio Oriente.

Pensando en esta necesidad decidimos hacer algo para cambiar estas cifras y desde este mes hemos creado un portal que se llama preciosasangre.org, se trata de un proyecto que une alabanza + misiones en Medio Oriente. El primer proyecto es un EP que incluye 7 canciones, escritas por mi y por Jaz Jacob (la autora de Perfume a tus pies). Todas las ganancias de este EP irán destinadas a la obra en Turquía. Te pido que consideres aportar al proyecto y que pases la voz poniendo un enlace en tu Facebook o Twitter. Muchas gracias por ser parte de la obra de Dios en Medio Oriente!!

Puedes escuchar las canciones en este enlace y también descargarlas en tu ordenador con un donativo: