No es nada nuevo

Captura de pantalla 2013-12-21 a la(s) 17.01.14Esta semana fui a la Puerta del Sol para participar con mis amigos de Ontheredbox. Cuando mi amigo terminó de predicar, yo me acerqué hacia un hombre que había estado escuchando el mensaje.

Buenas noches, ¿quiere un evangelio gratis? – dije yo.
No quiero saber nada de vosotros – Fue una respuesta directa, pero no quise darme por vencido, así que seguí:
¿Ha estado escuchando el mensaje de mi amigo, verdad? ¿Qué le ha parecido?
No es nada nuevo, y como te dije, no quiero hablar contigo, adiós.

La respuesta de este hombre me dolió, no podía evitar sentirme rechazado. Fue como si clavaran un cuchillo en mi pecho, y sus palabras continuaron dando vuelta en mi mente: No es nada nuevo.

Y tiene razón. El mensaje que predicamos no es nada nuevo, es el mismo mensaje que se ha predicado desde el principio de los tiempos, el mensaje de que no hay ni uno solo bueno y que lo único que podemos hacer para quitar el pecado de nuestra vida es poner nuestra fe en Cristo, aquel que perdona nuestra maldad si nos arrepentimos de corazón.

El mensaje que predicamos no se trata de nuevas filosofías ni de conocimientos complejos ni modernos. Se trata de lo más sencillo y a la vez lo más difícil: morir a nosotros mismos para que el Hijo de Dios nazca en nuestros corazones. Espero que estas navidades podáis disfrutar del regalo más importante y que celebréis a Cristo, que lo levantéis en alto y que sigáis proclamando Su nombre aunque a veces os rechacen.

Anuncios

Del baúl de los recuerdos

Del baul de los recuerdosEste fin de semana estuve leyendo algunos diarios que escribí hace unos años. Me ha hecho pensar en lo importante que es documentar lo que ocurre en nuestras vidas, nos ayuda a recordar cuando Dios nos ha hablado, los milagros que hemos visto, las promesas que hemos recibido de Él.. Es increíble cómo puede ayudarnos a inyectarnos fe cuando estamos pasando momentos de prueba o donde simplemente nos olvidamos de lo que Dios ha hecho y tenemos que recordar que Su mano siempre ha estado ahí. No tienes por qué escribir todos los días pero es bueno que escribas las cosas importantes que Dios hace en tu vida.  También he escrito oraciones en mi diario y me sorprendo al ver cómo Dios las ha contestado. Otras veces escribo alabanza, no necesariamente canciones, pero si palabras con las que expresas tu amor a Cristo.

Quiero compartirles uno de esos textos que escribí en 2008:

Por ti, Jesús, viviré, danzaré con alegría, iré a lugares lejanos y disfrutaré cada día. Por ti soy libre y puedo sentirme amado, por ti ya no tengo vergüenza ni culpa, por ti sonreiré cuando no tenga ganas, por ti lloraré al ver al necesitado, por ti serviré a los demás, por ti amaré a mi prójimo como a mi mismo, por ti gritaré en las calles de la ciudad que hay salvación, por ti tendré esperanza en situaciones imposibles, por ti esperaré aunque la impaciencia me consuma, por ti dejaré de buscar mi fama y buscaré la tuya, por ti daré dinero a los pobres y a los ricos, por ti descansaré en la tormenta y veré vida en la muerte. Por ti callaré cuando en mi boca haya palabras que dañen. Por ti moriré.

Pregunta: ¿Qué más ideas tienes para escribir un diario? ¿Has tenido momentos donde te has olvidado de lo que Dios ha hecho y te habría gustado tener escrito lo que Él ha hecho en tu vida?

Por amor a Ti

Os comparto esta oración de San Agustín que me dio mucho que pensar y me ayudó a recordar que todo se trata de Cristo. ¡Qué mejor manera de comenzar la semana!

“Señor Jesús,
Que no desee otra cosa sino a Ti.
Y que todo lo haga siempre por Ti.
Que me humille y que te exalte a Ti.
Que no piense en nada más que en Ti.
Que muera a mi mismo para vivir en Ti.
Y que acepte todo como venido de Ti.
Que renuncie a lo mío y te siga sólo a Ti.
Que siempre escoja seguirte a Ti.
Que huya de mí y me refugie en Ti.
Que me tema a mí y tema ofenderte a Ti.
Que sea contado entre los elegidos por Ti.
Que desconfíe de mí y ponga toda mi confianza en Ti.
Y que obedezca a otros por amor a Ti.
Que a nada dé importancia sino tan sólo a Ti.
Que quiera ser pobre por amor a Ti.
Mírame, para que sólo te ame a Ti.
Llámame, para que sólo te busque a Ti.
Y concédeme la gracia de gozar para siempre de Ti. Amén.”

San Agustín
 
 

Una voz clama

Con este post doy inicio al que será un blog dedicado a todas aquellas voces que están dispuestas a clamar en el desierto. Creo que muchos de nosotros nos hemos preguntado más de una vez cómo se supone que debemos seguir a Cristo en el siglo XXI. Por mucho tiempo hemos sido meros ecos del sonido que Dios quiere levantar en nuestra generación. Ya es el tiempo de que clamemos y nuestra voz resuene con claridad y firmeza. Me preocupa que tengamos miedo a hablar claro en una sociedad donde la verdad y la mentira esta entremezclada. Nos sentimos presionados a tener que “quedar bien” y nos olvidamos de ser voces de justicia. Hacemos actividades sociales, nos matamos por conseguir que la gente de “afuera” visite nuestras iglesias, pero nos olvidamos que no solo se trata de tenerlos delante sino de hablarles claro. En este blog los comentarios son bien recibidos.

Pregunta: ¿Cuántas veces has sido un mero eco y no una voz clara y firme?  ¿Cuál crees que es la diferencia entre ser eco y ser una voz?