Me estás poniendo muy nervioso

voces que clamanEsta tarde después de descansar un poco tras la comida, Brittney y yo queríamos salir a predicar a una plaza que está muy cerca de nuestra casa. Antes de salir le preguntamos al Espíritu Santo que nos mostrara con quién quería que compartiéramos y estas son tres cosas de algunas que nos mostró: un polo color verde limón, el nombre “Carmen” y vestido rojo.

Mientras caminábamos hacia esa plaza vimos a una mujer mayor con unas muletas y con un vestido rojo. La mujer se llamaba “Mauricia” (la primera vez que conozco a una tocaya mujer)  y tenía todo tipo de dolores en su cuerpo. Le costaba mucho entendernos pero nos dejó orar por ella!!

Continuamos caminando y entonces vimos a un hombre con un polo coló verde limón. Había alrededor al menos unas treinta personas y él era el único con un polo de ese color. Nos acercamos a él y le mostramos el papel donde habíamos escrito lo que Dios nos había mostrado.  Estaba atónito. Nos dijo que se llamaba “Junior” y comenzó a hablarnos con lenguaje “evangélico” . Le preguntamos que a dónde iría si muriera hoy y no sabía qué responder. Comenzamos a hablarle sobre la eternidad y sobre la santidad de Dios.. su cara estaba asombrada, sabía que no era casualidad que estuviéramos hablando con él.. y me dijo que sabía que Dios le estaba hablando.. convicción de pecado vino súper fuerte sobre él y entonces  dijo: Me voy porque me estás poniendo muy nervioso. Me entristecí de que quisiera irse, la convicción de pecado era tan fuerte.. pero sé que el Espíritu Santo está hablando a su consciencia y les pido que oren junto conmigo que Junior pueda arrepentirse de su pecado y poner su fe en Cristo.

Seguimos caminando y llegamos a la plaza, entonces comenzamos a hablar con Celi.. una mujer de aproximadamente 80 años.. fue muy especial hablar con ella, nos dijo que no se acordaba de por qué Cristo había muerto en la cruz..  nunca me había dicho nadie que “no se acordaran” de por qué Jesús murió.. pero pudimos explicarle el significado de la cruz y la razón por la cual Jesús murió por ella.

Mirando a nuestro alrededor vimos a una mujer de rojo y a su lado una amiga suya. Nos acercamos a ellas y le preguntamos el nombre a su amiga y para nuestra sorpresa se llamaba “Carmen”.  Estaba muy emocionado y le enseñé el papel donde tenía escrito su nombre. Ella se sorprendió y comenzó a decir lo religiosa que era. Su amiga, la de rojo, estaba mas bien con una actitud muy humilde. Comenzamos a hablarles de que nadie merecemos el cielo, estuvimos literalmente predicándole a ellas dos y a tres personas que estaban sentadas junto a ellas, hablándoles de la mujer adúltera que trajeron a Jesús y de cómo Cristo no la condenó pero le dijo que se fuera y no pecara más. Les hablamos que solo Cristo puede ayudarnos a dejar de pecar y que sin su gracia no podemos ser libres del pecado.

Fue muy especial, Carmen y su amiga eran católicas, y era la primera vez que habían escuchado un mensaje así.  Después de hablar con ellas unos quince minutos nos despedimos y las animamos a entregarle todo a Cristo.

Al volver a casa pudimos orar por Manuel, un hombre que tuvo un accidente y tenía problemas en su espalda. No pudimos comprobar si había sido sanado porque no le dolía nada en ese momento, pero sabemos que fue impactado de que quisiéramos orar por él. Nos dijo que por qué lo hacíamos y le explicamos lo que Cristo pedía a sus discípulos de ir a sanar enfermos. Al final nos bendijo y oró un Padre Nuestro.

Me sorprende que cada vez que salimos Dios hace algo. Ninguna vez en los años que llevamos saliendo a las calles hemos regresado sin ver la mano de Dios. Al mismo tiempo me daba tristeza ver tanta gente en la calle y tan pocas voces clamando.  Le pido a Dios que envíe obreros y que nos llene de un deseo profundo de salir a las calles a predicar. Evangelismo no debe ser una actividad semanal sino nuestro día a día,  ¿Cómo escucharán si no predicamos? Únete a orar conmigo para que Dios nos llene de denuedo por proclamar este mensaje en todo lugar y a toda persona. Sé que Dios ya está despertando a muchas personas en todo España para salir a las calles a predicar y orar por enfermos, y eso es el comienzo de lo que está por venir. Veremos Su Reino, veremos Su Amor, veremos Su Gloria..

 

Anuncios

Un comentario en “Me estás poniendo muy nervioso

  1. Gladys dijo:

    Verdaderamente sorprendente impactante precioso es una gran vivencia me sorprende tanto y a la vez me entristece mucho el saber que yo no tengo esa pasion por ganar almas, y yo pensando que estaba sirviendo a Cristo, pero a la vez es un gran reto que me trazo y no parare ni descansare hasta que no tenga esa pasion por predicar el evangelio en todo tiempo. Muchas bendiciones y sigan adelante que como personas como ustedes se que muchas almas se salvaran

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s