Tan alto, tan ancho, tan profundo

¿Quién puede entender el amor de Dios? ¿Quién puede entender la cruz? Otro martes más y mi corazón se llena de una tremenda gratitud por lo que Cristo nos ha permitido ver esta noche. A diferencia de las últimas tres semanas, hoy decidimos tener un tiempo de oración para interceder por la gente por la que deberíamos orar. Nos pusimos de acuerdo en pedirle a Dios por gracia y favor con la gente. La respuesta fue sorprendente, vimos sanidades completas, oramos por al menos 15 personas, testificamos y predicamos la cruz!

Cuando vemos a gente ser sanada vemos el corazón de Dios por la humanidad, que Él quiere que su reino se establezca en cada persona, pero nos necesita a nosotros para hacerlo. Nosotros somos sus manos y sus pies. Evangelismo se trata de amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Y pido que, arraigados y cimentados en amor, puedan comprender, junto con todos los santos, cuán ancho y largo, alto y profundo es el amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor que sobrepasa nuestro conocimiento, para que sean llenos de la plenitud de Dios. Efesios 3:17-19

El amor de Dios sobrepasa nuestro conocimiento, no somos capaces de razonarlo o analizarlo. La voluntad de Dios es que comprendamos y conozcamos este amor tan grande para que seamos llenos de la plenitud de Dios. Cuando oramos por los enfermos podemos conocer mejor el corazón de Dios, quien llevó en sí mismo nuestro dolor para que nosotros fuésemos curados.

Os comparto el testimonio de Enrique, un uruguayo recién llegado a España. Cuando lo encontramos en la calle no podía caminar bien y estaba completamente encorbado de la espalda. Podéis ver con vuestros propios ojos lo que ocurrió después de que oramos por él: Hombre es sanado de espalda encorvada y dolor de pies

Pregunta: ¿Por qué crees que a muchas personas les da miedo orar por los enfermos?

Anuncios

Un comentario en “Tan alto, tan ancho, tan profundo

  1. Respuesta a la pregunta: por falta de confianza en el Señor, si digo “gracias Señor por curarlo” y Dios no lo cura, ¿qué pasa?
    .
    Gracias por vuestro testimonio, la verdad es que impresiona…
    .
    Oye tu blog no da opciones a mirar los archivos antiguos, es que me gustan los testimonios y me lo estoy pasando pipa cotilleando…
    .
    Acceder desde las etiquetas es complicado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s